De cuando las tripas pueden con el cerebro

El tercer curso de catalán (Basic 3) está siendo toda una experiencia en muchos sentidos. Por un lado ahora nos centramos en hablar, ya tenemos una base: vocabulario, gramática… Pero lo realmente importante en un idioma no solo es entenderlo sino hablarlo. Por ello cada uno de los alumnos tenemos que hacer una exposición oral sobre el lugar del que procedemos.
Hoy me tocó a mí. Hubo algo de nervios y algún momento de lapsus. Pero vamos esto no ha sido nada. Después de la exposición hemos hecho un debate, el tema elegido ha sido la pena de muerte.
Yo defendía la no utilización de semejante castigo. En mi grupo había un guatemalteco que contó como a varios primos suyos y amigos los habían matado y que el no apoya la pena de muerte aún teniendo que ver la cara de los asesinos todos los días, cuando residía en guatemala. También hay que decir que es muy religioso el chaval.
Este es el tipico argumento que se suele dar: los familiares de ls victimas no suelen apoyar la pena de muerte. Y mi grupo tenía un claro ejemplo…
Hasta que uno de los del grupo que apoyaban la pena capital dijo:
“Yo vengo de Medellín, allí la muerte anda por las calles. A mis padres los mataron un día paseaban. Yo iba con ellos.”
La verdad que un debate es la mejor forma de obligarte a hablar en otro idioma porque ante ciertos comentarios uno no puede callarse.
Intensas mis clases de Catalán, no?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s