Transporte público y libros

Uno de los mayores aliados de las editoriales es el transporte público. El metro, tren, autobús son lugares habituales donde uno saca un libro para entrentenerse durante el trayecto; pero de un tiempo a esta parte le han salido dos competidores: el teléfono móvil y, en menor medida actualmente pero con claros signos de aumentar su cuota de mercado en muy corto plazo, las tablets.
Es habitual encontrarte a pasajeros que aprovechan el viaje para consultar sus mails o para entrar en Facebook, por ejemplo.
La administración y las editoriales no deberían dejar de lado el transporte público como lugar para fomentar la lectura. Se podría incentivar con descuentos en libros al presentar el abono de transporte o haciendo descuentos en los billetes al comprar un libro.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sociología de andar por casa, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Transporte público y libros

  1. Mameluco dijo:

    Me parece una frivolización del libro, y mire que yo no me todo nada demasiado en serio.
    Creo que es más divertido en un trayecto de autobús o metro estar con los cachivaches que con un libro. Un libro es para leer en casa, con tranquilidad, deglutiendo cada sílaba.

    ¡Lo desagradable que es montarse en un tren y todos estén leyendo best seller! ¡¡Args!!
    Para compartir viaje con gente sin gusto prefiero que feikbukeen…jejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s