A vueltas con la “Ley Sinde” y el Príncipe de Asturias.

La, mal llamada, Ley Sinde saldrá adelante tras el concordato Psoe-Pp. Esos dos partidos que según los medios de comunicación son antagonistas hasta tal punto que si lees un periódico u otro parecerá que vivimos en realidades alternativas dentro de un mismo país; pero que curiosamente para los asuntos económicos – recordemos que la ley Sinde es una disposición final a la ley de Economía Sostenible – se llevan de maravilla-

Sobre la Ley Sinde hay multitud de páginas en Internet en las que se explica y se comenta mejor de lo que yo podría hacer aquí. Podéis pasaros por el blog de Enrique Dans, escuchar esta entrevista al abogado David Bravo,… Yo lo que voy a hacer es poner varias reflexiones y enlaces para que cada uno saque su propia conclusión si es que no la tiene aún.

Según la industria el problema está en que al entrar en una página de enlaces, tú estás robando el trabajo que han hecho otros, y sobre todo hay quién se está lucrando con dicha página. Robar en el primer mundo es algo tela de chungo, incluso se hacen leyes. Ahora bién si tú robas en el tercer mundo no pasa nada. Si Sony – y el resto de las empresas tecnológicas-  usa a Ghana como vertedero tecnológico estará bien visto por el primer mundo. Y si queréis un ejemplo no tecnológico tened este otro en cuenta: si tú te metes en la huerta de tú vecino y te llevas las naranjas, terminarás en la cárcel, pero si te vas a Somalía y te llevas sus peces, tendrás al ejercito protegiéndote.

Habrá quien diga que estoy haciendo demagogia…es lo que tiene las verdades del barquero, que cuando no interesan se tachan de tales, por mucho que pueda fastidiar. No por estar más acostumbrado a una injusticia, aunque se haga a miles de kilómetros, esta se convierte en justa.

Según la industria cinematográfica, si la gente no va al cine es por culpa de las descargas. A golpe de click uno ve el último taquillazo de Hollywood. Una curiosidad: Avatar es la película más pirateada de la historia…y mira por donde, también es la más taquillera. ¿Cómo se come esto?

Este mismo argumento es el que usa la industria española. Así que no vamos al cine porque nos descargamos las peliculas o la vemos en streaming…¿seguro? Hoy voy a poner el listado de las películas que en el 2008 recibieron ayudas por parte del gobierno:

No os voy a preguntar cuantas habéis visto…más fácil aún: ¿Cuántas conocéis?

Hace una hora Alex de la Iglesia ha anunciado que deja la academia del cine. Se opone a la ley Sinde. Es curioso, hace un par de meses, Alex era de los que la apoyaban. En Twitter tenía encendidos debates sobre el tema. Un buen día convoca una reunión con esos twitteros. Al salir de la reunión su opinión cambia. “Descubre” que el problema no está en las descargas sino en el modelo actual. No es que queramos que todo sea gratis. Lo que no se puede hacer es usar un modelo del comienzos del siglo XX en pleno siglo XXI.

Y no caigamos en el error, esta ley no está hecha pensando en el cine o en la música. Está hecha para un negocio que mueve muchos más millones de euros: los libros. Es falso eso de que se lee poco, o al menos no se lee tanto como sería aconsejable. ¿Sabéis cuanto mueve los libros escolares? En los colegios se está implantando el uso de note-books entre los niños…si el padre descubre que el libro de Lengua se lo puede descargar en vez de pagarlo…por no hablar de los libros en la facultad. Ahí está el gran meollo de la ley Sinde.

Llegados a este punto os preguntaréis, ¿qué tiene que ver el Principe de Asturias en todo esto? Pues bien poco, tan solo que hoy está en mi pueblo, Punta Umbría, para entregar unos premios. Uno que es muy republicano se ha acordado de esta imagen:

Pd: “Cada vez que Zapatero iba de viaje a Estados Unidos, ya fuese a la ONU o a una cumbre económica o medioambiental, había un alto cargo americano encargado de ponerle la cabeza caliente y volvía que echaba humo, con prisas para que solucionaramos el tema urgentemente”, relata uno de los asesores de la ley Sinde. Fue precisamente a la vuelta de uno de esos viajes, en el que se entrevistó por primera vez con Obama en la Casa Blanca el 13 de octubre de 2009, cuando el presidente decidió que la ley había que aprobarla ya. Como la Ley de Economía Sostenible estaba a punto de salir –27 de noviembre en el Consejo de Ministros– se decide meter con calzador un apéndice, la bautizada como ley Sinde, que pretende el cierre de webs de descarga por la vía rápida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política, regeneración, Sociología de andar por casa. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a A vueltas con la “Ley Sinde” y el Príncipe de Asturias.

  1. didaquis dijo:

    no se puede decir más claro !!

  2. Eva dijo:

    Qué asquito de gente. Y cómo admiro a Alex de la Iglesia.

  3. Antonio dijo:

    Mas claro agua.

    Antonio

  4. Enrique V. dijo:

    Pues la verdad en medio de tanta repentina admiración por el cambio de postura de De la Iglesia a mi me parece marketing puro. La verdad es que él debe ser de los pocos que saque más dinero de la taquilla que de la teta subvencionadora. Y bien visto lo de los libros, que casi desapercibido pasa.

    Un saludo, choquero.

  5. MMP25 dijo:

    Pero ¿no se dan cuenta de que lo que pasa es que están anticuados? ¿porque itunes es la tienda que mas vende sin tener rival? porque se lo montan bien y baratos no son eh, ¿porque spotify triunfa tanto? porque la gente no quiere complicaciones de descargar ni historias, ¿cual es el problema entonces? es fácil poner en google “tienda para comprar música” y ¿que sale? NADA! no hay ni una tienda decente por internet y con buenos precios, si si esta itunes pero me parece un robo pagar 1 euros por una canción, una canción que es un archivo que se vende una y otra vez y otra y otra y así miles de veces, nos venden las canciones en formatos virtual al mismo precio que en formato físico pero sin los gastos de fabricación que ello conlleva, que queréis que os diga vivo en punta, cobro una mierda y no estoy para regalar el dinero, no me importaría pagar pero si hay discos de 12 canciones por 7 euros (creo que son de valemusic) si no me salen mal las cuentas salen a 0.58 ct cada canción ¡¡y eso que es en formato físico!! yo! yo pagar 1 euro por canción? no amigos no no no y no, el día que nos puteen mas pondré la radio, mi spotify y youtube pero a comprar música me niego, me niego porque nos toman como tontos y no somos tontos lo que somos es pobres, si yo tuviera el mismo dinero que Alejandro Sanz seguro que no pensaba en descargar cierta canción o película, a y lo del cine jaja como no va a ir la gente menos al cine si vale 6 euros una entrada, es normal que no vayamos si se esta convirtiendo en un lujo!.

    Perdonar por el tocho pero es un tema que me quema por dentro, saludos.

    • didaquis dijo:

      Hola “MMP25”. Respeto mucho tu opinión sin embargo hay un punto en el que quiero invitarte a reflexionar. Que Vale Music consiga venderte una canción a menos de 60 céntimos no significa que las que cuestan 1 euro sean caras.
      Te animo a que busques el margen de beneficios que se lleva el batería de un grupo cualquiera (vamos a dejar de lado los triunfitos y “artistas” comerciales) que grabó esa canción. Descubrirás que quizás no llegue a 1 mísero céntimo. Incluso hoy en día se están ofreciendo contratos discográficos en los que los músicos venden a la discográfica el 100% de los derechos de sus canciones sin cobrar por ello y encima les quitan un tanto por ciento de los conciertos que el grupo haga. Te asombrarías…

      Que Vale Music consiga esos precios, no significa que sean precios dignos. Hay muchos ejemplos de esto en otros ámbitos, como por ejemplo el precio del café o del cacao. Las grandes empresas oprimen a los agricultores/creadores (en este caso) hasta límites insospechados.
      Te aseguro que detrás de una canción hay mucho trabajo, y no me refiero a producción, masterización, distribución, etc… eso es industria al fin y al cabo. Yo hablo del trabajo del músico, que muy probablemente haya dedicado 1 década de su vida o quizás hasta 3 o 4 hasta conseguir esa canción.

      Está claro que hay que buscar un precio atractivo a los contenidos culturales, esta claro que la cultura tiene un coste de fabricación, también coincido que actualmente la oferta es escasa, (spotify, itunes y poco más), pero cuidado, todo tiene un coste mínimo del cual no se debería bajar.

      Te invito a reflexionar desde mi punto de vista, y ya de paso mientras gozas de un buen disco. Un saludo compañero !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s